sábado, 4 de septiembre de 2010

Probamos el Mitsubishi Lancer.


Tras el parón veraniego, retomamos de nuevo el pulso de la competición y para ello que mejor que probar el nuevo Mitsubishi Lancer de Avant Slot.
Mucho se ha dicho ya de las excelencias estéticas de este modelo así que no me alargaré sobre este tema e iré directamente a la prueba dinámica.
Lo mejor es empezar de cero, vamos, probando en primer lugar el coche estrictamente de serie sin ninguna modificación.
Nos dirigimos a las instalaciones que Slot & Rol tiene en El Prat de Llobregat para probar nuestra unidad en el tramo permanente de raidslot.
Con un trazado bastante técnico, sus casi 30 segundos para realizar una vuelta dan fe de un tramo muy válido para hacer este tipo de test por su diversidad de curvas, obstáculos y desniveles.
Todo y considerar que la dureza de los muelles de la amortiguación de serie es excesiva, probamos el vehículo al cual solo le hemos abierto un poco las trencillas para un mejor contacto eléctrico.
Rápidamente comprobamos, al abordar los primeros obstáculos, que vamos por mal camino. No hace falta seguir. Sustituimos los cuatro muelles de serie por los que lleva el camión de la misma marca. Estos son mucho más blandos y seguro que beneficiará la dinámica del vehículo. Aprovechamos para soltar un poco los tornillos que unen el chasis con la carrocería. La basculación es perfecta.
Regresamos al tramo. Los cambios efectuados se notan rápidamente y ahora el Mitsubishi supera sin ningún problema los obstáculos Ninco que tiene la pista. Regulamos la fuente a 12 voltios y empezamos a rodar. Nos cuesta realizar una vuelta sin salirnos debido al trabajo del brazo basculante que hecha en falta algo más de fuerza de muelle y tiende a perder carril.
No tardamos en cerciorarnos de un defecto heredado del quad de la misma marca. El brazo basculante tiene excesiva anchura en su parte central y esa característica pasa rápidamente factura y cualquier obstáculo cercano al carril escupe el brazo de la guía hacia arriba. Es más, los obstáculos colocados en curvas deben ser abordados como un compás, sin cruzar el vehículo ya que sino corremos el mismo peligro, tal y como podemos ver en la siguiente imagen.


Lo mismo ocurre si perdemos la zaga por fuera de la pista en un trazado exterior. La arista de la misma vuelve a producir el mismo problema perdiendo la guía todo contacto con el carril.

Un simple obstáculo Ninco colocado en una curva, con su parte más alta próxima al carril, puede convertirse en un auténtico quebradero de cabeza a causa de la anchura central del brazo basculante.



Advertidos de este problema, empezamos a rodar completando vuelta tras vuelta. Notamos un serio problema de frenada del conjunto. A pesar de una relación 27/28 en las coronas, ni colocando el freno del mando al máximo conseguimos parar el vehículo cuando queremos, pero este es un mal menor y de fácil solución. El vehículo se deja llevar correctamente y es divertido. Recordar que lo estamos probando de estricta serie solo con el cambio de los muelles de la amortiguación por unos más blandos del mismo fabricante.
Los neumáticos van bien, aunque el poco peso del conjunto y la potencia del motor hacen que al dar gas el vehículo no traccione todo lo bien que quisiéramos pero consideramos que una vez lastrado podremos solventar el problema.
Poco a poco nos hacemos a él. Finalmente conseguimos un mejor crono de 30,17 seg.
No es un mal tiempo. El tramo es una especial donde rodar sobre los 27 segundos esta bastante bien, aunque los tiempos de los vehículos “pata negra” está por debajo de los 25 segundos.
¿Eso es mucho? Bueno, puede que si, pero la comparación es la de un vehículo estrictamente de serie, sin lastre ni puesta a punto alguna, con auténticas bestias del desierto. El objetivo sería bajar unos tres segundos por vuelta y situarnos en unos 27 seg.

Conclusión:
Tras finalizar este primer contacto, vemos en el Lancer una buena base para llegar a obtener un buen T2, T1 en la reglamentación de las Raid Series Madrid.
Para todo aquel que busque en él un vehículo para uso doméstico tendrá horas y horas de diversión. Si por contrario nuestro objetivo es la competición, deberemos realizar una severa puesta a punto sustituyendo algunos accesorios por otros de mayor calidad, variar relaciones o incluso el motor para conseguir esa falta de frenada que tiene este vehículo.
Su peso muy contenido favorece su dinámica y el trabajo del conjunto corona/piñón es suave y más que correcto.
Otra cosa será solucionar la excesiva anchura del brazo basculante pero ahí poco podremos hacer a menos que Avant Slot realice un nuevo molde, rediseñando esta parte del vehículo y lo venda como accesorio. No tengo ninguna duda que solucionado este problema estaríamos ante un vehículo vencedor pero esa anchura puede convertirse en un serio handicap a menos que rodemos en tramos sin obstáculos.
En un próximo artículo intentaremos evolucionar este vehículo para conseguir una mejora dinámica del conjunto.

2 comentarios:

Miguel Gómez dijo...

Muchas Gracias por el reportaje David, lo estaba esperando con ganas jeje, vaya que pena lo del brazo basculante, a ver si se anima Avant Slot y sacan uno mas fino como has dicho porque desde luego bonito es un rato jeje.

Saludos y gracias de nuevo

Jordi Villanueva dijo...

jejej ya sabemos donde y como poner los obstaculos jaja, con lo qe me gusta a mi pegarlos al carril....

buen reportaje, desde luego un chasis que dara mucho que hablar :P

 

© New Blogger Templates | Webtalks